noticias de la asociación

Día de puertas abiertas
20-04-2010

El próximo domingo 25 de abril, coincidiendo con VII aniversario de su inauguración, el Jardín Botánico de Gijón celebrará “Día puertas de abiertas”, con el fin de que todos los ciudadanos que lo deseen tengan la oportunidad de visitar sus instalaciones y disfrutar  de su hermosura natural como Jardín Botánico.

Ese mismo día, está previsto celebrar un acto de homenaje al insigne gijonés FLORENCIO VALDÉS MENÉNDEZ, creador de la Finca “La Isla”, sobre una parte de la cual  hoy se asienta Jardín Botánico de Gijón.

El homenaje constara de una conferencia  que tendrá lugar a las 12 de la mañana en la Sala de Audiovisual, del propio Jardín Botánico en la que se glosará  la figura FLORENCIO VALDÉS MENÉNDEZ.  Dicha conferencia será pronunciada por  Francisco Prendes Quiros, un excelente entusiasta y conocedor de lo que ha sido el ser y el vivir de Gijón en los últimos tiempos

A las 13,30 h., en la magnifica “Quintana de Rionda”, una vez finalizada la conferencia, y como colofón del acto de homenaje, el Orfeón Gijonés interpretará  una habanera, renacida de la mano, de Carlos José Martínez Fernández, director del Orfeón, quien hace 2 años y a petición de La Asociación, ha completado la música y la ha puesto letra a partir de unas notas musicales que dejó como obsequio en el Libro de visitas de la finca de “La Isla”, el 24 de julio de 1987 del compositor ZABALZA.

BREVE SEMBLANZA DE FLORENCIO VALDES MENENDEZ

FLORENCIO VALDES MENENDEZ, nace en Gijón en 1836 y fallece en esta misma ciudad el 21 de abril de 1910. Justamente ahora se cumplen los cien años de su fallecimiento.

Por nacimiento perteneció don Florencio a dos de las más antiguas familias de la villa. Tuvo ocho hermanos. Cinco hermanos y tres hermanas. Por matrimonio, en 1868  lo contrajo con doña Fredesvinda Cifuentes Caveda, emparentó con don Anselmo Cifuentes, uno de los fundadores del industrialismo gijonés, y con don José Caveda, uno de los padres de las letras asturianas. A don Anselmo se debe la fábrica de vidrios, que en sus mejores años, dicen repartía en beneficios el importe de su capital. Y también la Fundición de su nombre,  establecida en donde hoy se encuentra el Mercado del Sur. En aquella Fundición Cifuentes, Stoldtz y Compañía, se construyó el primer buque de hierro fabricado en España, que fue llevado del Seis de Agosto al muelle, atravesando toda la calle Corrida por dieciséis parejas de bueyes un 27 de julio de 1882.

Don Florencio con otros dos gijoneses,  Antonino Rodríguez San Pedro y Ángel García Rendueles, solicitó, 1873, la concesión de terrenos municipales, en las entonces afueras de Gijón, por los campos de “La Florida” en el coto de San Nicolás, y allí construyeron los Campos Elíseos; y los tres solicitaron, cuatro  años después la concesión de un tranvía tirado por mulas, cuyo recorrido comenzaría en la calle Corrida y terminaría en lugar  inmediato de la ermita de la virgen de La Guía, la patrona de los navegantes; aquella iniciativa quedó en el proyecto aprobado por las autoridades competentes. Diez años después don Florencio volvería a solicitar la concesión de la línea de tranvía de Corrida a la Guía, que haría realidad en 1890, con un presupuesto oficial de  más de cien mil pesetas.

Y con su suegro, Anselmo Cifuentes, Oscar Olavaria y Calixto Alvargonzález, funda en 1878 el diario El Comercio, que sale a la calle en  septiembre de aquel año. Y es hoy el decano de la prensa asturiana.

Pero quizá, la tarea más particular y, aparentemente menos importante de sus iniciativas, la creación  de La Isla, con su arbolado, jardines y juegos de agua, sea la obra que conserva la identidad original y su nombre.

En otras manos “El Comercio”. Desaparecidos los Campos, los tranvías, el “muellín” de madera que él construyó en sociedad con su suegro, (hoy es el espigón deportivo en que están los servicios del puerto y la “Rula” de la exposiciones); desparecida la fábrica de vidrios y el dique del Natahoyo,… sigue viva su “Isla”, conservada en su belleza original y revivida como Jardín Botánico por feliz acuerdo de la actual alcaldesa y su propietario don Jesús Oliva.

Don Florencio a lo largo de su dilatada vida fue uno de los gijoneses que más hizo por su pueblo. No cejó ante ningún gran empeño. No se amilanó ante ninguna adversidad. Participó desde las páginas de El Comercio en  todas las iniciativas y sostuvo todas las políticas que entendió favorables a los intereses y desarrollo de Gijón. Tuvo especial protagonismo en  las grandes pugnas del puerto, que marcaron casi treinta años de la vida de Gijón.

Convencido de la imposibilidad de construir el gran puerto del Musel, cuando el ministerio de Fomento declaró la caducidad de la concesión  para la construcción de aquellos muelles por la inactividad del constructor señor Quevedo, durante diez años, combatió con todas sus fuerzas por construir el “Apagador” que planeara el ingeniero Fernando García Arenal, hijo de la famosa doña Concepción, una de las habituales presencias en los paseos de verano por lo senderos de “La Isla”. Casi anciano, y cuando la gran crisis económica arrasaba el tejido industrial gijonés y ponía en peligro su industria, don Florencio siguió  luchando por sostener lo conseguido desde la gerencia de la fábrica de vidrios.

Murió a las 11,15 de la mañana del jueves 21 de abril de 1910 en su casa de la calle de Begoña nº 29, pegante a la trasera de la "Iglesiona", pero su espíritu gijonés sigue vagando por entre las frondas de su Isla, el edén que tantos pintores pintaran, tantos poetas cantaran, y al tantos músicos dedicaran sus mejores notas.

La Asociación de Amigos del Jardín Botánico de Gijón quiere rendir homenaje y mostrar agradecimiento  a Don Florencio Valdés, un gijonés digno de merecido reconocimiento por sus aportaciones al desarrollo de esta ciudad y, en lo que atañe a esta Asociación, por el legado que supuso la finca de la Isla, sobre una parte de la cual  se asienta actualmente el Jardín Botánico de Gijón, por lo que éste se podido enriquecer con un fabuloso patrimonio de  árboles centenarios, laberintos, pérgolas, estatuas y estanques. En definitiva, un autentico santuario de naturaleza y arte en perfecta armonía.

Asociación Amigos del Jardín Botánico de Gijón

Artículos en prensa:

La Nueva España: Florencio Valdés, genio y figura

El Comercio: Un siglo sin Florencio Valdés

El Comercio: El Botánico mira a su fundador comercio

El Comercio: El Botánico festeja su 7.º aniversario con un homenaje a Florencio Valdés

El Comercio: La Isla es la obra que llegó hasta nuestros días

 

Volver